Mi alma no tuvo precio

 

Recorrí las calles
de la ciudad vacía
y no encontré calor,
ni voces, ni alegría.

Fuí siguiendo las huellas
para llegar a tu lado,
pero el tiempo ingrato
se las había llevado.

Tan siquiera ni pude
encontrar otra senda,
y perdido en un abismo
caí en lugares sombríos.

La calidez de tu cuerpo
se negaba a mi ruego,
y lentamente fui arrojando
mis esperanzas al fuego.

Más hundido que nunca
me enfrenté a mi destino,
para entregar mis tormentos,
mi soledad...mi delirio.

Quise traficar mi alma
en la feria de los olvidados.
Quise cobrar con afecto
...pero no me pagaron.

 

Autor: Jorge Horacio Richino - todos los derechos reservados (All right reserved) Publicado en Buenos Aires el 06.05.2007
- 20:21 hs. (Solo se permite su publicación en otras páginas o blogs, con mención del autor y transcripción exacta del contenido).

 

Volver

Este poema se halla publicado en uno o más de los siguientes sitios

http://citylove.blogcindario.com     http://citylove.blogdiario.com     http://elangel.blogcindario.com     http://citylove.migueb.com